Hoy quiero aclarar muchos misterios relacionados a bloqueadores solares, estos que debieran usar todos los días sagradamente así como se lavan los dientes, ha costado empoderar sobre este autocuidado, por lo tanto considero muy importante resolver dudas frente a estos.

Los protectores solares son uno de los productos cosméticos que se adquieren de manera habitual en la farmacia y es uno de los que genera más dudas, ¿cuál es el mejor?, ¿cuál no me deja blanco?, ¿cuál no me irrita?, ¿cuáles sirven para niños y adultos?… y así, un sin fin de preguntas que muchas veces en una farmacia no pueden responder.

Resolviendo  muchos misterios:

· Primer misterio; Tiempo:

Debemos protegernos todo el año y a diario. Aplicarlo al menos 30 minutos antes de salir de casa para que dé tiempo a que sea efectivo y reponer mínimo cada dos horas, sobre todo tras un baño o si sudamos en forma abundante.

Tip: ¿Cómo puedo proteger la zona de los ojos?Debemos adaptar el fotoprotector a cada zona, existen formatos específicos para zonas especialmente sensibles y para el contorno de ojos. No hay que olvidar que debemos proteger los ojos con gafas de cristales de calidad para evitar quemaduras.

· Segundo misterio; ¿Qué significa Water Resistant? ¿No desaparece la protección al salir del agua?

Quiere decir que el fotoprotector persiste en la piel al menos en un 50% después de 40 minutos en el agua/con sudor. Existen protectores solares para su uso en piel mojada, en cualquier caso, hay que reaplicar al salir del agua.

· Tercer misterio; ¿Cuál es la diferencia entre un filtro solar químico/físico y cuando usar uno u otro?

Los filtros físicos o minerales tienen un efecto pantalla, los fotoprotectores exclusivamente minerales son los más indicados en pieles intolerantes, atópicas o en niños pequeños porque no se absorben. Las formulaciones han mejorado mucho últimamente y ya no quedan blancos, de hecho nosotros tenemos uno maravilloso que cumple todos los requisitos y es de Murad skin Care.

Los filtros químicos captan la energía solar y la transforman haciéndola inocua para la piel. Se absorben hasta el estrato córneo (la capa más superficial de la piel), mientras que los filtros orgánicos absorben parte y reflejan otra parte de la radiación. Se llaman filtros biológicos a los antioxidantes de alta estabilidad, deberían estar incluidos en el fotoprotector ideal.

· Cuarto misterio; ¿Protege mucho más un fotoprotector SPF50+ o SPF90+ o SPF100+?

El SPF sólo nos habla de la protección frente a la radiación UVB, debemos fijarnos también en la protección frente a UVA, IR y Visible, que incluya reparadores y protectores del ADN.La diferencia entre 50, 90 y 100 no es tan grande, y es por eso que Colipa (The European Cosmetic and Perfumery Association), la Unión Europea y la FDA (Food and Drug Administration)  recomiendan (aunque no es obligatorio) etiquetar con 50+ a partir de SPF50 para no llevar a confusión.

· Quinto misterio; ¿Qué significa estos nuevos siglas en mi bloqueador PA+++?

Todo comienza por el hecho de que los FPS o SPF indican cuánto nos protege un protector solar de los rayos UVB, nada más (y nada menos) y para saber el nivel de protección de los rayos UVA son necesarios otros métodos.

Uno de ellos es el método PPD, originalmente desarrollado en Japón, en el que se basa el etiquetado PA.PPD son las siglas en inglés de Persistent pigment darkening, lo que podemos traducir al castellano como “oscurecimiento pigmentario persistente”. En este método se mide la radiación UVA necesaria para causar bronceado de la piel, es decir, el oscurecimiento persistente.

Hasta aquí llegan las palabras técnicas, porque el etiquetado PA no puede ser más simple: más signos + significan más protección. Así encontramos PA+ que proporciona protección “fuerte”, PA++ que da protección “muy fuerte” y PA+++ que entrega la mayor protección.En resumen, la protección solar que buscamos no solo debe tener idealmente un FPS alto, sino también un PA+++.

Atte. Carla Epi