Relaciones sexuales y post parto

Independiente de cómo haya sido tu parto vaginal o cesárea, la cuarentena obedécela si o si. 

Tiene su razón de ser y una de esas es tu piso pélvico.
El embarazo per se, es un factor que predispone a mayor laxitud de esta hamaca que sostiene los órganos internos, esto porque esta articulación es inamovible la mayor parte del tiempo y se distiende durante el embarazo para favorecer el crecimiento del feto intrauterino y luego para el parto. 
Como lo hace a través de hormonas, aquí la progesterona tiene un papel relevante sumado a la baja de estrógenos que en conjunto determinan el famoso “ dolor” durante las relaciones sexuales. 
Esto que en la consulta  le contamos a nuestros ginecólogos casi como una confesión vergonzosa y preocupante  además de contárselo a nuestras amigas quienes han vivido la misma experiencia casi como si fuera “nuestra primera vez”, el dolor es de aquellos!!!  así que nuestros hombres no se asusten.

Una solución práctica son los famosos geles de lubricación, para mi una solución no tan efectiva, ya que existe tecnología que mejora la irrigación de los tejidos vaginales, disminuye la contractura muscular posterior del parto y en definitiva mejora tu vida íntima en pareja.

Este protocolo se llama femilift, consultame por las evaluaciones, no tienen costo y la solución puede estar más cerca de lo que crees.

Yo mandaría a todas las mujeres post parto a sesiones de radiofrecuencia íntima y entrenamiento para relajación de la musculatura y así mejoraría dos aspectos importantes: Tu salud mental y tu vida íntima, ¡¡Que mejor!!

Cariños Carla Epi.